El miedo es una de las emociones primarias. Tiene una función básica, sobre todo informativa: nos avisa de que existe un peligro, ya sea real o supuesto. Tenemos miedo a la muerte, a la enfermedad o al paro. Y se asocia a perder la sensación de seguridad y control, a caer en la incertidumbre y lo desconocido. Perder la salud, la casa o la pareja. ¿Tiene el miedo una dimensión política? Claro que sí: en un mundo cambiante, las personas sienten miedo a perder lo que son, o lo que tienen, y responden con ideas de protección. Ideas que pueden servir o pueden ser falsas promesas.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Avatar

David del Toro

Economista. Interesado en el marketing, la política, el desarrollo tecnológico y la economía regional.