Con el fin de las mascarillas obligatorias en interiores el 20 de abril pasamos página a una etapa que no olvidaremos. La pandemia tuvo en las mascarillas su gran símbolo, pues nos sirvieron, junto con las vacunas, para reducir los contagios y los casos graves. Ahora la primavera nos invita a creer que hemos recuperado la normalidad previa, y no es malo aceptar esa invitación y vivir con los cinco sentidos todo lo que el coronavirus nos arrebató.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Avatar

David del Toro

Economista. Interesado en el marketing, la política, el desarrollo tecnológico y la economía regional.