Los ciudadanos se pueden movilizar en la calle o en las urnas para conseguir un cambio social. El independentismo catalán, que apostó por las dos vías desde el principio, ha logrado una amplia movilización que mantiene el pulso con el resto de la sociedad catalana que no quiere separarse de España. El problema de este movimiento es que no asume la realidad sociológica: en ninguna elección las opciones independentistas superaron el 50 % de los votos. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

David del Toro

Economista. Interesado en el marketing, la política, el desarrollo tecnológico y la economía regional.