Hace pocas semanas la policía detuvo en Alcalá a un hombre por asestar a otro varias puñaladas en un intento de robo. Lo interesante es que el arresto fue posible porque el apuñalador acompañó posteriormente al apuñalado a un centro médico para que este último fuese atendido de sus heridas. El hecho de socorrer a su víctima fue ciertamente un detalle por su parte, que nos invita a reflexionar sobre los límites porosos del Bien y del Mal. El gesto de auxilio no compensa el daño causado previamente con el cuchillo, pero sí nos permite pensar –si queremos– que el Mal no es una categoría absoluta, y que hasta el ser más descarriado tiene la capacidad de hacer cosas buenas. Es el yin y el yang: la complejidad del mundo, que aconseja ser prudentes en nuestros juicios, y no clasificar a los demás como ángeles o demonios.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

juansoldado

Juan Soldado nace y muere en un punto indeterminado de la frontera mexicano-estadounidense, y poco después se instala en Alcalá con su familia. Sus intereses giran en torno a Alcalá, América Latina...