En  la anterior entrega se mencionaba que, desde aquel ya lejano 1950, el tiempo se había ido llevando de Alcalá, entre otras muchas cosas, gran parte de las tareas domésticas («faenas», se decía entonces) que tenían que desempeñar con gran esfuerzo las mujeres. Entre ellas estaba además el barrido (con «escobones» o escobas de caña y palma y recogedores de madera) y posterior limpiado o fregado de suelos, a base de «aljofifas» fabricadas con fibra vegetal, que se mojaban en un cubo con agua, se restregaban con jabón verde y luego se aplicaban sobre el suelo, estando la mujer de rodillas, sobre un tabloncillo de madera denominado «limpiador».

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí