Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

La Policía Nacional ha detenido en la localidad sevillana de Tocina a diez personas, dos de ellos por trata de seres humanos, siete por falsedad documental y una por estancia irregular que pertenecían a una organización criminal que se dedicaba a engañar a trabajadores procedentes de otros países, mayoritariamente de Rumanía, con falsas promesas de un puesto de trabajo en España bien remunerado para luego explotarlos en una finca de Alcalá.

Una vez en España, les retiraban la documentación original y las sustituían por documentos falsos explotándolos laboralmente en tareas agrícolas y manteniéndolos en condiciones infrahumanas.

Testimonio de la víctima e inicio de la investigación

Los hechos tuvieron lugar durante el pasado mes de octubre cuando la Policía Nacional recibió el testimonio de una posible víctima de trata de seres humanos con fines de explotación laboral por parte de una organización criminal asentada en la localidad sevillana de Tocina.

Tras realizar gestiones propias de investigación, los agentes constataron la existencia de un grupo de personas, liderados por un varón de nacionalidad rumana, que todas las mañanas recogían a un elevado número de personas y las trasladaban a una finca agrícola situada en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra para realizar tareas del campo, finca donde el principal investigado desarrollaba su actividad laboral.

Explotados en una finca de Alcalá de Guadaíra

En el momento que pudieron recabar indicios suficientes de la comisión de infracciones penales, los agentes pertenecientes a  la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF) de la Policía Nacional realizaron una inspección conjunta con la Inspección Provincial de Trabajo de Sevilla en la finca de Alcalá de Guadaira.

Como resultado de la inspección se identificaron a 74 personas, siete personas de nacionalidad rumana portaban documentación falsa, por lo que se detuvieron por un delito de falsedad documental, un varón de nacionalidad lituana fue arrestado por Estancia Irregular en el país, y finalmente los dos cabecillas de la organización fueron detenidos por los delitos de trata de seres humanos y falsedad documental, un hombre y una mujer de nacionalidad rumana.

Los cabecillas de la organización mantenían en su poder la documentación original de las personas que tenían explotadas laboralmente y también los documentos falsificados para así mantenerlos retenidos.

Liberación de las víctimas de trata de seres humanos

En el momento de la inspección se localizaron a cuatro menores explotados en tareas agrícolas con documentos falsos para hacerlos pasar por mayores de edad. De los cuatro menores solo una carecía de familiares en España que pudieran hacerse cargo de ella por lo que los agentes actuantes activaron el Protocolo MENA, trasladándola a un centro de menores no acompañados.

Igualmente, dos varones de nacionalidad rumana  fueron liberados de la organización criminal que los explotaba como víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación laboral.

La Autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión del líder de la organización criminal.

Deja un comentario