Imagen de la pistola incautada por la policía en Alcalá / LVA
Imagen de la pistola incautada por la policía en Alcalá / LVA

Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alcalá a un hombre por disparar a otro en la cabeza a bocajarro con una escopeta de aire comprimido. El arrestado carecía de antecedentes previos y tenía en su poder dos armas de aire y un bate de beisbol metálico, objetos han quedado intervenidos por la Policía.

Los hechos ocurrieron el pasado 30 de octubre en Alcalá de Guadaíra cuando sobre las 14:00 horas aproximadamente la Sala Operativa del 091 recibió varias llamadas alertando de que, al parecer, se estaba produciendo una reyerta en la calle Machu Pichu de la localidad, en la que incluso se habían podido escuchar varios disparos de una escopeta.

La víctima iba paseando por vía pública junto a su novia cuando les interceptaron dos jóvenes que iban armados y se inició una riña motivada por discrepancias previas entre ambas partes. Fue en ese momento cuando el detenido apuntó con la escopeta de aire comprimido que portaba a la víctima para acto seguido disparar a bocajarro en la cabeza, dejando al varón herido y sangrando abundantemente.

La acompañante también resultó herida

La novia del herido también resultó herida de este encuentro por el ataque del acompañante del principal agresor. Este portaba un bate de béisbol metálico y le ocasionó lesiones leves en la cabeza y la boca.

En el momento que los agentes actuantes llegaron al lugar, atendieron a las dos personas heridas precisando en ese mismo instante los servicios sanitarios de emergencia, que posteriormente trasladaron a ambos heridos al Hospital de Valme. Los servicios médicos pudieron extraer satisfactoriamente el perdigón alojado en el interior de la cabeza del hombre herido, sin que se temiera ni por su vida ni por la de su pareja.

Conocido por las víctimas

Los agentes recabaron indicios probatorios para la identificación del autor del disparo del perdigón, el cual se trataba de una persona conocida por las dos víctimas con la que habían tenido una riña anterior a la pelea. De este modo, se procedió a su localización y detención por un delito de lesiones. Una vez que el arrestado pasó a disposición de la Autoridad Judicial, esta decretó su ingreso en prisión.

Deja un comentario