Recuerdo este día perfectamente, y al recordarlo no puedo reprimir una amplia sonrisa. Era una cálida noche de verano. Mi abuela, mi tía, y mi tata cogieron los abanicos, el búcaro de agua, y las sillas de aneas, y decidieron sacarlas a la puerta de la calle para tomar un poco el fresco. Esa noche, probablemente, Santa Rosa dormiría en los brazos de Morfeo, porque allí no se movía ni una hoja.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión