Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

Modesto González Márquez, candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía de la coalición Andaluces Levantaos, se desplazó el pasado miércoles hasta Gandul para reivindicar que sea declarada Zona Patrimonial. González asegura que esta zona es «un enclave único y ejemplo de abandono donde no se está invirtiendo, protegiendo ni recuperando». La zona engloba cuatro términos municipales: Alcalá, Mairena, El Viso y Carmona.

Gandul «es un ejemplo muy clarificante de lo que ocurre en muchas zonas de Andalucía, que por desgracia no reciben el cariño necesario por parte de la Junta de Andalucía». ha dicho el líder de Andaluces Levantaos.

A esto añadía el candidato de Andaluces Levantaos que Gandul es «una zona importante de gran valor patrimonial y etnológica y que reivindicamos como zona patrimonial y sea gestionada como Parque Cultural, por su bien de conservación».

Respaldo universitario

Un numeroso grupo de profesores de las universidades de Sevilla respaldan con su firma que Los Alcores sean declarados Zona Patrimonial gestionada por un Parque Cultural. Entre los docentes se encuentran los catedráticos Manuel Delgado Cabeza, Luis Miguel López Bonilla, Fernando Díaz del Olmo, Belén Pedregal Mateos, María Rocío Silva Pérez, Víctor Fernández Salinas, Leandro del Moral Ituarte, Isidoro Moreno Navarro, David Felipe Benavides Cuevas, Emma Martín Díaz, Juan Antonio Morales González y José Prenda Marín.

Los Alcores es un espacio singular, precioso, que posee un riquísimo patrimonio ambiental, como si se tratara de un mosaico ecológico, debido a un medio físico heterogéneo, conformado por las tres unidades estructurales de la comarca (la vega, la cornisa y las terrazas), en el que destaca como espina dorsal un escarpe acantilado -formado por un material autóctono muy peculiar, el albero, que da origen a una especie de isla edáfica calcárea, producto de la sedimentación de fósiles marinos-, pero también sus huertas, su estepa cerealista y su red fluvial.

Al margen de su insólita orografía y geología -que nos ha proporcionado también un destacable legado paleontológico, una unidad botánica, un tesoro paisajístico y una gran biodiversidad-, esta comarca posee un exuberante patrimonio histórico, monumental y cultural, de un incalculable valor, heredado de las sucesivas civilizaciones que se han asentado en nuestro territorio, en forma de cuevas paleolíticas, poblados milenarios, necrópolis, dólmenes, motillas, castillos, palacios, edificios religiosos, molinos, galerías hidráulicas, cortijos, etc.

En pocos lugares de la geografía andaluza existe una densidad tan grande de patrimonio arqueológico y un solapamiento tan evidente de culturas. Es por ello, que gran parte de nuestro territorio cumple sobradamente con todos y cada uno de los requisitos que se especifican en la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía para ser declarado Zona Patrimonial, que sería gestionada por un Parque Cultural.

Este inmenso patrimonio natural e histórico-cultural está sufriendo un paulatino deterioro y existe el peligro inminente de que desaparezcan elementos patrimoniales y naturales de gran valor, que serían irrecuperables si no se aumenta su protección. La experiencia nos dice que para evitar agresiones a nuestro patrimonio no ha bastado con que algunos de sus espacios cuenten ya con ciertas calificaciones y protecciones. Ahí están los casos de las agresiones a Gandul, Bencarrón, La Motilla, La Tablá, etc.

Por esta razón, es urgente una protección mayor de todos los bienes y elementos patrimoniales, activando una figura integradora: la declaración de todo el conjunto con la figura de Espacio Cultural o Zona Patrimonial y la creación de un órgano de gestión –el Parque Cultural- que impulse el diagnóstico y la catalogación exhaustiva de todo el patrimonio histórico y natural de Los Alcores, al tiempo que da a conocer nuestra riqueza patrimonial en toda su amplitud y simultáneamente la convierte en uno de los motores de
desarrollo sociocultural y económico de la comarca, mediante las pertinentes inversiones en infraestructuras y servicios como: centros de interpretación, zonas lúdicas y culturales, servicios de difusión, vigilancia y mantenimiento, reforestaciones, estudios de yacimientos arqueológicos, restauraciones monumentales, etc.

Fruto de esta labor ciudadana, existe hoy una mayor sensibilidad ante las agresiones al patrimonio y una mayor predisposición ciudadana a denunciarlas. Su acción reivindicativa -y la de sus integrantes- ha posibilitado que se restauren y protejan elementos patrimoniales importantes como lo s dólmenes de Gandul, los molinos o las minas de agua. El empuje de la Plataforma ha logrado también que, a nivel institucional, haya pronunciamientos de apoyo al Parque Cultural como el de los plenos de los cuatro ayuntamientos de la comarca y el de la Diputación de Sevilla y un reconocimiento de la Delegación Provincial de Cultura de que la comarca de Los Alcores reúne todos los
requisitos para poder ser declarada Zona Patrimonial.

Ahora ha llegado la hora de que las administraciones muevan ficha. Así lo reclama la comunidad universitaria, el conjunto de la enseñanza, las asociaciones que defienden el patrimonio y el medio ambiente y la ciudadanía en general. Estas declaraciones institucionales deben materializarse en un trabajo conjunto de los ayuntamientos, en una hoja de ruta para lograr que se impulse el procedimiento de declaración de Zona Patrimonial y de creación del Parque Cultural de Los Alcores.

Deja un comentario