Vista aerea amapolas

Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Muchos ciudadanos de Alcalá de Guadaíra y de alrededores han acudido a esta plantación de amapolas para realizarse fotos que subir a sus redes sociales. Han sido tantos, que se han realizado en el mismo senderos creados por las pisadas de estos, ya que no estaban allí originariamente.

Si bien las redes sociales tienen su lado positivo, este es uno de los ejemplos de su lado negativo. Este particular “spot” se hizo viral gracias a Instragram, lo que provocó la acudida masiva de todos aquellos que quisieran tener su foto con las amapolas. Es un ejemplo más de las modas que se crean a partir de las redes sociales. Ya son muchos los ciudadanos que han denunciado la falta de consideración por parte de algunos visitantes ya que, si bien algunos trataban de respetar lo plantado, otros no tenían reparo en pisar o incluso en arrancar las flores.

El destrozo ha sido tal que su dueña, Susana, no ha dudado en denunciar la situación de Facebook. También ha advertido que el campo se encuentra sulfatado, es decir, que está prohibida su entrada en, por lo menos, 20 días. De la misma forma, “agradece” la labor de estos visitantes, que están imposibilitando el surgimiento de nuevas hierbas debido a sus pisadas.