Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

El pasado 19 de enero finalizó el periodo de  información pública de la modificación sustancial de la Autorización Ambiental Integrada, otorgada a Cementos Portland Valderrivas para la valorización de residuos no peligrosos como combustible alternativo para el horno de clínker. Hay que recordar que este nuevo periodo de información pública se produce tras la denuncia de la Plataforma No la Incineración de los Alcores, al infringirse los días estipulados por ley respecto a los plazos de información a la ciudadanía.

La Plataforma No a la Incineración de Residuos en Los Alcores-Sevilla ha contabilizado un total de 138 escritos de alegaciones. De estas, 18 corresponden a colectivos y 120 a particulares.

Estas cifras revelan un «rotundo éxito», no sólo desde un punto de vista cuantitativo sino cualitativo si se compara con las 50 alegaciones presentadas en el período anterior. En esta ocasión las objeciones al proyecto de valorización energética casi triplican las presentadas en septiembre de 2020. Exactamente la participación se ha incrementado en un 271%. Por otro lado, la Plataforma destaca la alta participación de empresas y personas colindantes con la fábrica de cemento o muy próximas a ella, que suponen el 37,7 % de los escritos presentados. «Esto deja de manifiesto que no sólo es una cuestión de salud pública sino que hay empresas alcalareñas que ven amenazada su producción e intereses con el proyecto de incineración», explican.

La Plataforma felicita a la población por esta «toma de conciencia» por una cada vez mayor implicación de las personas residentes en las proximidades de la fábrica. Por el momento, se han traducido en la presentación de 90 quejas al Defensor del Pueblo, tantas  como viviendas hay en el barrio de La Liebre. Y cuyo número sigue subiendo para reclamar una estación fija de medida de calidad del aire de tipo industrial y denunciar la inacción de las administraciones competentes ante las continuas emisiones e impunidad con que actúa la cementera.

La Plataforma pide al Ayuntamiento que no ignore a los vecinos, ya que esta reivindicación se ha convertido en un clamor  popular. También insisten en que la solución pasa por una modificación del PGOU por parte del Ayuntamiento.

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario