Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Los familiares de los usuarios de la residencia DomusVi han expresado su «angustia», después de que se les haya informado que el número de afectados por coronavirus ha ascendido a 31, 26 residentes y cinco trabajadores. El incremento ha sido exponencial y «alarmante» puesto que el viernes solo eran seis los afectados.

La presidenta de la asociación de familiares, Mercedes García, ha explicado que la «angustia» va en aumento y que no se les puede pedir más «paciencia» y «comprensión». Los familiares entienden que «la situación es muy grave» y «no tienen ningún control de lo que ocurre».

«Nos queda claro que ha habido un contagio, esta vez muy grave, que ha llegado al centro por un trabajador, ya que los familiares llevamos sin entrar desde hace un mes», asegura la asociación y lamenta que la medida que se va a aplicar va a recaer sobre los usuarios que estarán aislados otros diez días y que sufrirán las consecuencias de un tercer aislamiento.

En este sentido, ha solicitado información más allá del número de contagios. La asociación considera imprescindible crear una comisión en la que esté la dirección de la residencia y al menos dos representantes de los familiares, que tengan contacto directo con la dirección y reciban diariamente información del estado de la cuestión en la residencia. Piden el incremento de la plantilla y del número de profesionales del ámbito sanitario para hacer frente a esta situación y conocer los números exactos de personal médico y enfermería que se pone a disposición de la situación.

También solicitan los familiares que se aumente la comunicación a través de videollamadas y líneas telefónicas para contactar con los familiares. Asimismo, pide a DomusVi que se plantee «un aislamiento aliviado», que no consista en encerrar de nuevo a personas tan mayores en sus habitaciones, sino que sean sectorizados por alas, y en pequeños grupos, con personal suficiente, puedan dar al menos un paseo.

Entre las peticiones, incluyen el control de las comidas y que se plantee un abordaje psicoemocional de la situación de los residentes. «Son personas y aunque algunas estén muy deterioradas por sus patologías precisan de ese apoyo».

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.