Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

El gobierno tiene conocimiento de que «hay un buen número de trabajadores municipales que quieren volver a su puesto de trabajo a desempeñar su labor de forma presencial, especialmente en la situación actual para ejercer su vocación de servicio público, pero están encontrando trabas y obstáculos por parte de algunos sindicatos para su incorporación», ha afirmado en un comunicado. «El Ayuntamiento agradece la disposición de estos empleados que son conscientes de que pueden ayudar a sus vecinos especialmente en estos momentos», ha insistido.

El gobierno municipal manifiesta que el Ayuntamiento cumple en su totalidad con la normativa en prevención de riesgos laborales y en particular en la Policía Local, donde desde el  día 14 de marzo, fecha del inicio del estado de alarma se puso en  marcha un protocolo específico para evitar contagios que cumple con las normas dictadas por el Gobierno de España y que cuenta con el visado del Intendente Jefe.

Los sindicatos exigen dimisiones en el gobierno de Jiménez tras el positivo de un Policía Local

El Gobierno municipal desmiente categóricamente las afirmaciones de los sindicatos municipales CSIF, SEM, UGT y CC.OO. sobre la falta de medidas de prevención adoptadas frente al coronavirus. Estos sindicatos llegan a afirmar que el Ayuntamiento ha ignorado las normas del gobierno de la nación, algo que es rotundamente falso.

En los departamentos que se encuentran trabajando de forma presencial, el Ayuntamiento ha adoptado más medidas de protección las que son obligatorias según las autoridades sanitarias. En todos los que se trabaja de forma presencial se ha realizado la evaluación de riesgos. De esta forma, en la Oficina de Atención al Ciudadano además del uso de mascarillas y geles se ha instalado pantallas de protección y se ha dotado de un escáner que evita la manipulación de documentos.

En el caso concreto de la Policía Local, entre las medidas aplicadas desde el 14 de marzo figura la dotación de mascarillas y guantes a toda la plantilla, la puesta a disposición de geles hidroalcohólicos para todos los agentes, desinfecciones específicas de todas las instalaciones y de los vehículos, que cada día son objeto de un tratamiento específico frente al coronavirus. Cualquier agente que ha presentado síntomas que han podidos ser compatibles con la enfermedad ha sido retirado del  servicio y ha guardado cuarentena.

Todo ello, a pesar de que el Ayuntamiento no está obligado a aplicar estas medidas en la Policía Local, al no tener competencias directas en prevención en el caso concreto de la Policía Local, según indica la ley 31/1995 de 8 de noviembre de prevención de Riesgos Laborales.

Se han realizado test a todos los empleados que han estado trabajando en situación de mayor riesgo, entre ellos los agentes de Policía Local. En los próximos días se procederá a realizar test a otros departamentos municipales. El Gobierno municipal tuvo conocimiento de que un agente que se encontraba fuera de servicio había dado positivo por coronavirus,  lo que ha supuesto de forma inmediata la adopción de más medidas de seguridad y la retirada del servicio del agente, que se encuentra en aislamiento en su domicilio fuera  de Alcalá. Se ha aislado a su grupo de trabajo y además se  ha procedido a realizar un segundo test de alta capacidad de detección a los policías locales. Igualmente, la Jefatura de Policía Local tiene aprobado su plan de seguridad y salud.

Es el único caso positivo en una plantilla de 86 agentes. Se da la circunstancia de que su compañero de patrulla que trabaja con él en turnos de 8 horas pasando largos periodos de tiempo en el interior de un mismo vehículo no está contagiado.

Los sindicatos piden la intervención de la Inspección de Trabajo en el Ayuntamiento de Alcalá

Deja un comentario