Manuel del Trigo es médico de familia en el centro de Salud Nuestra Señora de La Oliva. Él es uno de tantos profesionales sanitarios que están trabajando para frenar la pandemia del coronavirus, de la que Alcalá no se está librando. El facultativo explica que están trabajando sin equipos de protección individual, «los famosos EPI». Esto, a su criterio, es lo más duro y complicado. Cuando a él y a sus compañeros les llega un paciente con síntomas respiratorios están expuestos a contagiarse. «No se concibe a un bombero yendo a apagar un incendio vestido con un chándal» o que «un hombre fumigando una farola vaya mejor equipado y protegido que un médico que va con una bata». «Da mucho respeto trabajar sin medios», y sostiene que «solo los piden para ver a los pacientes de forma segura». Solo tienen ocho equipos de protección individual que estaban guardados desde la alerta del ébola. Algunos profesionales se están llevando mascarillas que tenían en casa. «No nos importar trabajar todo lo que haga falta, ni el estrés, solo queremos medios. Primero por los pacientes, porque si reutilizamos EPI podemos estar contagiando el virus».

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.