La zona de esparcimiento canino de Pablo VI no cuenta con una limpieza suficiente ni con bolsas para que los dueños de los perros recojan las heces. El espacio, inaugurado en abril de 2018, no recibe la atención necesaria por parte del Ayuntamiento y esto ha despertado el malestar entre los usuarios del parque. Desde que la alcaldesa Ana Isabel Jiménez, y el entonces delegado de Medio Ambiente, Casimiro Pando, lo inauguraran, la zona no ha recibido el manteamiento que requiere y son los vecinos los que tienen que hacerle frente.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: