El pleno de enero dejó a la luz a un PSOE desdibujado, votando en contra de la nacionalidad histórica de Andalucía, callando ante los ataques de Vox a la autonomía que han gobernado durante 40 años y admitiendo, por omisión, que son «liberales y de centro», así define el gobierno la portavoz de Ciudadanos, Rosa Carro. Al orden del día no iba ningún punto de gestión trascendente para la ciudad. No obstante, el pleno se enfangó nada más comenzar. El PP aprovechó el primer punto, en el que se aceptaba la renuncia del delegado de Deportes, para recordarle al PSOE las crisis internas y la paralización del gobierno. El portavoz del gobierno, Jesús Mora, reprochó al PP que intentara confundir puesto que se trata de la decisión estrictamente personal de un independiente. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.