En las películas, al igual que en el teatro y en la vida, siempre hay actores principales y secundarios. Muchas veces no se sabe si los principales eligen a los secundarios para aumentar su prestigio o éstos logran por sus propios méritos alcanzar cierta competencia que al final es reconocida por los principales y de paso contribuye a su reputación. Este es el caso del jardinero Antonio Gómez Gandul. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: