El Pleno de enero tuvo poco contenido de gestión y político. En apenas una hora estaba ventilado. Sin embargo, fue una sesión de gestos, con mucha de escenificación: protestas vecinales; lecturas de cartas sin respuestas que arrancaron alguna lágrima entre el público; abucheos de simpatizantes socialistas durante la agria intervención de una concejala contra la alcaldesa; abstenciones incómodas para no enfadar al partido que sostiene al nuevo gobierno andaluz; y la presencia entre los asistentes del próximo edil de la Corporación esperando su acta para tomar posesión.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.