Estuve en el Monroy los cursos 77-78 y 78-79, elegido director dos veces consecutivas. Aquella fue una etapa clave en la configuración de la España democrática, y los centros educativos jugaron un papel muy destacado. Casi fueron laboratorios de experimentación democrática. Había que sacudirse las inercias autoritarias de una sociedad estratificada, por una nueva comunidad igualitaria y participativa. Se dice pronto, pero no resultó tan fácil como se dice.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.