El colectivo Al Wadi-Ira/Ecologistas en Acción ha interpuesto un recurso de alzada contra la nueva Autorización Ambiental Integrada emitida por la Junta de Andalucía, para el proyecto de incineración de residuos de la cementera. En su recurso, según los ecologistas, incluyen hasta 85 alegaciones sobre procedimiento y documentación, emisiones, residuos, valores naturales afectados, el impacto en salud, la relación con el cambio climático, quejas vecinales e “incumplimientos y planeamiento urbano”.

La plataforma ecologista ha señalado que esta autorización llega tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, ratificada por el Supremo en 2006. Esta anulaba el procedimiento seguido por la Junta de Andalucía para aprobar la modificación solicitada años atrás por Portland Valderrivas para la autorización ambiental de su planta cementera. El fin era que esta pudiese incinerar derivados de residuos no peligrosos para su uso como combustible.

Tras recurrir dicha autorización los ecologistas, avisando del impacto de la incineración de residuos como combustible, el TSJA declaró que el procedimiento administrativo seguido había omitido el informe de compatibilidad urbanística “preceptivo y vinculante”, por lo que anuló dicha autorización.

Ante la nueva autorización ambiental integrada, la empresa, que ha afrontado acusaciones de “episodios de contaminación” por parte de los ecologistas de Alcalá de Guadaíra, ha defendido que “este nuevo permiso, con sus límites y requisitos, se convierte en una potente herramienta para el control integrado de la contaminación, para la protección del medioambiente y de la salud de las personas”.

“Peores consecuencias”

Los ecologistas avisan de que siguen “teniendo opciones para continuar impidiendo un proyecto de incineración que condena a la ciudadanía, con la complicidad de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra desde febrero de 2022, que se ceba con toda la población de la comarca en un radio de 30 kilómetros a la redonda y cuyas consecuencias aún pueden ser peores, ya que el Consistorio pretende construir miles de viviendas en la zona del Zacatín, donde estaba prevista además una zona verde que ahora desaparece y que resulta vital, dada la proximidad de puntos ya altamente contaminantes a los que se uniría el cambio de actividad a peor de la empresa, convertida en incineradora”.

En ese sentido, el colectivo ha manifestado que sus planes pasan por este recurso inicial de alzada ante la Junta contra la autorización ambiental unificada, que “permite a Portland Valderrivas incinerar residuos en la factoría alcalareña”; así como presentar un nuevo recurso contencioso-administrativo de no prosperar la primera impugnación.

La lucha de la plataforma

En cualquier caso, la plataforma defiende que la nueva autorización ambiental unificada “ha estado supeditada a la instalación y funcionamiento de una estación de control de calidad de aire durante un año antes”.

“Esto hubiese sido algo impensable sin la lucha de esta plataforma”, destaca el colectivo, lamentando eso sí que “los datos de estas mediciones, en teoría obligatoriamente públicos, hasta el momento han resultado inaccesibles para su consulta”.

Deja un comentario