El traslado del antiguo mercado al actual, después de años anunciándose y el dineral que costó a los alcalareños, fue inaugurado hace once años con mucha pompa y boato.  Un proyecto que fue denominado por el entonces delegado como una pequeña «Boquería» barcelonesa, se encuentra con un solo puesto de los 32 iniciales y abandonado en su parte alta. Un servicio público mal gestionado por los distintos responsables y al que no se ofrece solución. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí