En la calle Alonso Gascón se da una paradoja en materia de accesibilidad. Existe un espacio en la calzada reservado para el estacionamiento de vehículos de personas con movilidad reducida. Así está señalizado. Sin embargo, la acera junto al aparcamiento no es accesible. La calle, con una pronunciada pendiente, tiene escalones en distintos puntos que la hace inaccesible. Esta calle, como tantas otras de Alcalá, necesita actuaciones para resolver estos problemas. Es una de la grandes asignaturas pendientes.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio. Si ya lo eres y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com

Si ya eres socio inicia sesión