Las plataformas metálicas que cubren los alcorques de la reurbanizada parte de la calle Orellana presentan un deterioro importante y proyectan una imagen de abandono. No hace ni un año que se inauguró el nuevo diseño de la calle, ejecutado con la cofinanciación de fondos europeos. Justo antes de las elecciones municipales, con fiesta incluida.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión