El Día del Padre de 2009, en silencio partía desde la Casa de la Cultura la marcha contra la violencia juvenil y, de forma especial, en repudio a unas agresiones que sufrieron varios jóvenes en lugares de concentración nocturna. Concretamente, se manifestaron contra la brutal paliza que recibió uno de ellos, de tan solo 16 años cuando estaba con sus amigos en el Callejón del Huerto, por parte de una veintena de menores. Esta marcha, surgida en el seno de la propia ciudadanía. Fue una de las más multitudinarias que se recuerdan en los últimos tiempos, con más de 2300 personas. El recorrido comenzó a las 19:00 horas de la tarde y los manifestantes llegaron hasta las puertas del Ayuntamiento donde se leyó un manifiesto. El padre del joven agredido formaba parte de la cabeza de la manifestación portando la pancarta con el lema «Padres por la seguridad de los jóvenes». El maestro Francisco López Pérez fue el encargado de leer el texto que pedía ante todo a las autoridades un plan de seguridad que incluya más presencia policial en las calles y a los ciudadanos que denunciaran los actos violentos, desde una pintada o un acto racista hasta un robo o una agresión. Destacó también que la juventud de Alcalá es «sana» y que «los violentos son una minoría». 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí