El Molino de la Tapada lucía un aspecto renovado y muy diferente del que tenía unos años atrás después de las obras de restauración a las que se vio sometido. Los trabajos para recuperar uno de los molinos más emblemáticos de la ribera duraron un año y tras ellos se descubrieron restos pictóricos singulares y únicos al resto de los molinos. En su restauración se realizó un importante trabajo de limpieza y desmonte, que permitió recuperar las cotas originales del edificio y su entorno.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí