El 17 de julio de 2008, los más de cien agentes de la Policía Nacional de Alcalá pasaron a trabajar en las nuevas dependencias construidas en Rabesa. Con este traslado se intentó revitalizar el barrio, que apenas contaba con servicios públicos, aportándole además mayor seguridad. Este es un problema que preocupaba especialmente a los vecinos de la zona, que consideraban que el barrio sería más seguro tras el traslado de la Policía Local de la Plaza de El Duque a la Avenida de Santa Lucía, y el de la Policía Nacional, primero al Parque Centro donde se trasladó en mayo de 2005, y luego a Rabesa, su sede definitiva.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí