Se han cumplido diez años desde que el delegado de Tráfico Manuel García Torres diese positivo en un control del alcoholemia.Ocurrió el 7 de junio de aquel año, coincidiendo con la Feria y la celebración de las elecciones europeas. Transcurridos unos días, el delegado ni dimitió ni fue cesado de sus funciones, tal y como publicó La Voz de Alcalá dos quincenas después. El control de la Guardia Civil se produjo en la carretera de Utrera, y el delegado de Tráfico iba acompañado por el entonces alcalde y senador, Antonio Gutiérrez Limones. La prueba resultó positiva con una tasa en primera aspiración situada en el doble de lo establecido por la ley.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí