Con apenas cinco años su abuela Leocadia le regaló un pequeño transistor. Desde entonces, Florencio Ordóñez rara vez se separaba de la radio cuando había un programa deportivo. Sería en su estancia en el Monroy cuando decidiría ser periodista deportivo y pasar a ocupar el otro lado, el de comunicador detrás del micrófono radiofónico. 

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Avatar

Fran Segura

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Apasionado del deporte, la cultura menos visible y siempre atento a la realidad social.