Galeón español en el siglo XVII. Rafael Monleón y Torres, 1886.

La historia de una villa española del Antiguo Régimen, ya sea pequeña o mediana, ha de abordarse necesariamente desde una perspectiva antropológica, pues no es otra cosa que el pasado de la gente corriente. Desde hace tiempo en mis trabajos sobre la Alcalá de otras épocas he tratado de sacar a la luz personas que ilustran comportamientos y fenómenos colectivos, aunque tratados de forma descontextualizada resulten irrelevantes para la Historia de España. Con frecuencia sus vidas y acciones individuales, cuyo eco ha quedado reflejado en documentos, ilustran mejor el tono de una época que las biografías y las proezas de los hombres ilustres. En su celebérrima obra En torno al casticismo (1895) Miguel de Unamuno ya distinguió entre Historia e intrahistoria valiéndose del mar como metáfora. Habría dos estratos: la superficie o parte visible que constituye la Historia, la tradición de las clases dominantes, frente al inmenso sustrato que subyace debajo, la intrahistoria o tradición de las clases subalternas.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión