Javier Hermida se dirigió a más de un centenar de amigos, compañeros y autoridades municipales que le acompañaron en la inauguración de Años Luz. «Me siento abrumado y muy feliz», dijo el artista ante la avalancha de felicitaciones que venía recibiendo, aunque advirtió que «nadie es inmune a los halagos y yo menos que nadie». El pintor dio varias pinceladas a modo de guía de visita para que el público comprenda mejor la exposición en la que ha estado trabajando un año. Recordó el consejo de una galerista que describió su obra como «demasiado variada e indefinida». Me dijo que «debería ser más homogéneo y más reconocible».

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.