Revoleo de la bandera por parte de la Judea de Alcalá/ Enrique Sánchez

En Semana Santa, en mi casa todos los años se hacía lo mismo. En esos días, mi tía y mi abuela se preparaban para elaborar la exquisita comida que teníamos que comer. El Miércoles Santo, mí tía se metía en la cocina a media mañana y preparaba las espinacas que mi hermana y yo ayudábamos a lavar junto a un gran pilón lleno de agua que había en el patio.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión