El otoño, para mí es, de las cuatro estaciones, la más triste. Ese año el otoño llegó temprano llevando a la muerte cogida de la mano. En otoño mueren las hojas de los árboles, mientras que los cementerios se llenan mayoritariamente de flores y de personas con infinita tristeza inhalando suspiro entrecortados. El otoño, sin dar ninguna explicación, se llevó a la madre mía. El otoño no me inspira para escribir, me deprime sobremanera, no me gusta la lluvia acompañada del viento de otoño.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí