Plaza de San Mateo
Plaza de San Mateo

Corrían los años cincuenta y recuerdo que hacía un día esplendido, aunque era invierno ese día el sol brillaba y calentaba los ánimos. En la plaza de San Mateo, había puestas unas lanchitas y mi abuela nos llevaba a mi hermana y a mí para que nos paseáramos. Eran cuatro las lanchitas que había. Yo corría como una loca y me subía en una. A mi abuela no le daba tiempo ni de sacar las entradas, cuando ya estaba yo subida y preparada en la lancha, remontando por los aires dando vueltas y más vueltas.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected] Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí