Tras recorrer medio mundo conectando culturas, Laura Romero quedó atrapada en los Andes en pleno estado de emergencia. Se dedica al sector turístico. A esta alcalareña de 33 años la llevó hasta Colombia, hace apenas unos meses, un proyecto muy especial que busca tender un puente entre Europa y los secretos terapéuticos de una comunidad indígena situada en plena selva amazónica. Lo que empezó como un viaje de trabajo, sin embargo, se convirtió en toda una odisea de vuelta a casa tras quedar atrapada por el estallido de la crisis del coronavirus.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión