En el tardofranquismo, Alcalá era una ciudad próspera. El pan y los almacenes generaban riqueza. Sin embargo, las diferencias entre la barriada de San Miguel y el resto del pueblo eran abismales. Nadie miraba hacia el arrabal, salvo para prejuiciar a «los castilleros», como llamaban a los habitantes del barrio, cuando abajo se producía algún acto delictivo. «Aquello era el cuarto trastero, donde iba todo lo que la gente no quería ver», relata Luis Martín Valverde, que recién ordenado como sacerdote en 1971, llegó a Alcalá como profesor salesiano y rápidamente descubrió que su misión estaba en el Castillo, «un barrio con más necesidades».

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.