fbpx
Portada » Juan Álvarez: «La poesía que uno admira es la que se acaba sudando»
Libros de Quevedo, Alberti o Bolaño conversan en la biblioteca de Juan Álvarez / Francisco Amador
Cultura

Juan Álvarez: «La poesía que uno admira es la que se acaba sudando»

Sobre la mesa, recogiendo el humo del café y el tabaco, se amontonan la biografía de Bécquer firmada por Rafael Montesinos; una antología de pioneras de la poesía en español –Poesía soy yo se titula–; La luz del mundo, de Derek Walcott; y, cómo no, Por qué cortarse una oreja, el libro con el que Juan Álvarez se bautiza en las imprentas.
Más atrás, en la biblioteca, conversan los «dioses tutelares» de Álvarez, los poetas a los que relee –Quevedo, Vallejo, Alberti, Borges, Blas de Otero…–, apoyados en los lomos de novelistas recientes, como su amigo Jesús Carrasco o su admirado Robero Bolaño. «Soy bolañista –reconoce–, me gusta su ética de escritor, de absoluto letraherido, capaz de arriesgar la vida por la literatura, sin tener un pavo».

Fue Bolaño quien dijo aquello de «mi patria es mi hijo y mi biblioteca». Juan Álvarez lo suscribe y se tienta la oreja.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes tus claves pídelas a administracion@lavozdealcala.com. Hazte socio y Levanta La Voz
Entrar

Sobre el autor

José Romero

José Romero

Periodista y guionista. Doctor en Periodismo y Máster en Guión y Narrativa Audiovisual. Interesado en la cultura en (casi) todas sus manifestaciones: literatura, música, cine, artes plásticas...

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo