No hay memoria de nada similar: la suspensión de todos los actos públicos asociados a la Semana Santa no solo no se recuerda, tampoco hay registro de ello. Durante la II República, en 1932, las autoridades municipales avisaron de que no iban a garantizar el mantenimiento del orden público durante el recorrido de los pasos, algo que desembocó en la suspensión de las procesiones.

Contenido exclusivo para socios. Hazte socio por sólo 3 euros al mes y pago trimestral. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a [email protected]

Si ya eres socio puedes acceder acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página: