La falta de mantenimiento de las rotondas de la A-392 desde su inauguración como carretera desdoblada es palpable. Actualmente, están convertidas en un secarral, llenas de pastos y sin cuidados. Además, de la mala imagen que produce, esta situación supone un grave peligro, sobre todo en verano, por posibles incendios.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión