La carretera que da acceso al hotel Oromana es un camino de riesgo. La calzada sin pavimentar no solo es un peligro los días de lluvia, también cuando brilla el sol uno puede hincar el pie en uno de sus desniveles y caer al suelo. Si buscas un soporte para mantener el equilibrio, no te aconsejamos que te sujetes en la barandilla, ya que está rota y casi no se sostiene.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Hazte socio por sólo 3 euros al mes. Si eres socio y aún no tienes claves pídelas a socios@lavozdealcala.com.

Si ya eres socio inicia sesión