Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

Si el ayuntamiento fuese una empresa, diríamos que el resultado ha sido magnífico, maravilloso, porque se ha recaudado más y se ha gastado menos, pero en la administración no se trata de eso, sino de cobrar los impuestos justos para hacer frente a los gastos necesarios para cubrir las necesidades de los alcalareños/as, sobre todo en el año 2020 con la crisis socioeconómica y sanitaria que estamos padeciendo.

Hay que calificar como un «fracaso» para la ciudadanía la liquidación del presupuesto municipal del pasado ejercicio 2020.

Son una indecencia los resultados del presupuesto, que arroja más de diecisiete millones de euros de superávit y casi 15 millones de euros de remanentes líquidos de tesorería, con estas cifras, da para rebajar el Impuesto de Bienes Inmuebles, algo que relajaría el gravamen del 0,520% actual hasta el 0,500%, o incluso más.  Es evidente que sigue habiendo margen para reducir el IBI, “los números lo permiten de sobra”.  Por tanto, lo lógico sería que una parte del remanente no se use y se utilice para bajar la presión fiscal el año próximo y equilibrar las cuentas municipales si fuese necesario”, acabando con la deuda y así ahorrarnos el pago de miles de euros en intereses.

Lo que está claro es que argumentar que una administración es más eficiente que otra basando el discurso solo en el superávit es incorrecto.

Indecencia es que al equipo de gobierno del PSOE-Cs “le sobren justificaciones” y “le falte una gestión económica eficaz y más justa” para los que lo pasan muy mal en Alcalá.

Es una indecencia el escándalo político que supone la liquidación del ejercicio presupuestario de 2020 del Ayuntamiento de Alcalá arroje un superávit de 17,8 millones de euros.

Es una indecencia que este Equipo de Gobierno alcalareño, haya gastado menos de lo que presupuestó, para un año con la pandemia del 2020, lo que significa que la acción de gobierno ha sido cicatera, restringida y ortodoxa, muy en la línea de austeridad propia de una política neoliberal y que tanto daño ha hecho a este país.

Es una indecencia olvidar el porcentaje de paro que tiene Alcalá, en enero de 2021 fue del 26,68%, la problemática de vivienda social existente, el desequilibrio de los barrios y lo más importante, que la tasa de población en riesgo de pobreza alcanza más del 35 % en Alcalá, por lo que supone un insulto a los ciudadanos que haya superávit en una ciudad que tanto necesita.

Resulta «difícil de justificar» que no se hayan gastado partidas presupuestarias en rescatar a la gente, así como tantas aceras, caminos rurales, abastecimiento, o alumbrado, zonas verdes, etc.

El fenómeno económico del que hace gala el Equipo de Gobierno no ha sido otro que bajar la inversión por habitante con respecto al año anterior, los efectos de esta crisis han hecho subir la presión fiscal, sobre todo a los que menos tienen, ya que los ingresos de los alcalareños han sido más bajos a causa de la pandemia.

Todos estos ingredientes, dan como resultado un excedente económico perfecto para pagar la deuda y destinar lo que sobre a futuras inversiones, que beneficien a la ciudadanía.

Es un fracaso la gestión económica del gobierno PSOE-Cs, ya que el grado de ejecución del Presupuesto Municipal de 2020 el cual desconocemos actualmente por la falta de información al respecto y que mucho nos tememos que va a ser alto.

Sin embargo, y como viene siendo habitual en el discurso político del PSOE-Cs, vuelven a echarle la culpa a los demás y sobre todo a la oposición que no trabaja, que con una mayoría absoluta que tiene este equipo de gobierno, con la cantidad de asesores y miembros satélites que tienen y pagamos,  no sé qué tiene que ver que la oposición haga tal y  cual, cuando por más que se propone, informa, insta, pide, sugiere, traslada tanto en el pleno, mediante reuniones, escritos, etc, etc, al menos en el caso de mi grupo, con una oposición constructiva, leal (que vemos que no se merecen), ellos hacen lo que quieren, diseñando la Alcalá que ellos quieren, no la Alcalá que necesitan nuestros vecinos.

Por todo ello, lo decente seria que el gobierno PSOE-Cs, diese menos excusas y lleve a cabo más inversión en las personas y más gestión en aquellos servicios de los barrios y zonas de Alcalá que se han quedado esperando lo presupuestado y se pongan a trabajar de forma urgente.

Deja un comentario