Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

En cuatro semanas estaremos de vuelta en colegios e institutos, en seis con las aulas llenas. Este año, junto con la avalancha habitual de ruido, vida y expectativas se nos ha colado un invitado a la fuerza, el bicho. 

Primero el problema; meter con calzador a 25, 30 o 35 alumnos en un aula, en centros (los de secundaria) al doble de su capacidad en medio de una pandemia que ha matado a casi 50.000 españoles es un descomunal disparate. Pretender que se respeten escrupulosamente distancias de seguridad, protocolos sanitarios en colegios e institutos es, como mínimo, ingenuo. Hemos dado el trompetazo de salida de las restricciones y los cuidados para salvar los escasos muebles que quedaban enteros a la economía, no porque la batalla contra el virus se estuviera ni se esté ganando. Es imposible impedir la interacción entre niños y adolescentes en las aulas, pasillos, patios de nuestros centros educativos. Cada aula con 30 alumnos expone a alumnado y profesorado a 800-1000 contactos por hora cada mañana. No hagan las cuentas, el resultado asusta.

Hay pocas soluciones viables a mano al disparate, especialmente en infantil y primaria, donde el factor asistencial no puede sustituirse por atención virtual. En los institutos, cabe plantearse alternativas viables a las aulas con 30 o 37 alumnos. Entre ellas, alternar presencia con aprendizaje virtual o desdoblar turnos. Que venga la ministra o el consejero a mi instituto a «optimizar espacios».

Es necesario evaluar los recursos con que cuenta el sistema educativo (personal, espacios, tiempos, dinero) y pensar en soluciones factibles, posiblemente no muy gratas para los implicados. Esconderse detrás de la «autonomía» de los centros funcionó razonablemente bien durante la improvisada respuesta a la pandemia. Volver a improvisar puede agravar en lugar de solucionar el problema.

La crisis sanitaria de la COVID-19 se aminoró en gran medida por el sacrificio y profesionalidad del personal sanitario, con un coste altísimo en contagios y en vidas. ¿Queremos repetirlo ahora con el personal que trabaja en los centros docentes? Contagios incontrolados, adolescentes llamando a voces al virus, falta de medidas y recursos, hacinamiento en aulas y patios, escasa protección del profesorado y del personal no docente, bajo porcentaje de inmunización…¿qué podría salir mal?

Hazte socio de La Voz de Alcalá

Juan Antonio Muñoz

Juan Antonio Muñoz

Licenciado en Filología Inglesa. Profesor en el I.E.S. Albero.

Deja un comentario