Punto y aparte
Opinión

Punto y aparte

El Pleno del pasado jueves 21 evidenció algo que viene sucediendo desde que se decretó el estado de Alarma: que hay partidos que priman el interés público, el bien y la salud de los alcalareños/as; y hay grupos, no me atrevo a llamarlos partidos, que no se sabe realmente cuál es su intención.

Evidentemente, en la corporación municipal se practica la política, pero como todos los grupos defienden en mayor o menor medida la soberanía municipal, la prioridad deberían ser los propios ciudadanos. No hay que olvidar que los ayuntamientos son la primera puerta a la que llama el ciudadano cuando realmente tiene problemas.

Y desde Adelante, pensamos que les estamos fallando. No podemos convertir el foro del Pleno en un campo de batalla. Debemos luchar, sí, pero uniendo todas nuestras fuerzas, para que ningún ciudadano sufra los envites de esta crisis. No sería justo ni ético que el juego de la política afecte o perjudique a los alcalareños y alcalareñas.

El gobierno municipal dice bastante a menudo la frase «nadie se quedará atrás», cuando en realidad todos están atrás. Desde el Olimpo de los Dioses se está perdiendo la visión de la realidad del ser humano. Proyectos y más proyectos que la mayoría de las veces se quedan en el cajón porque no convencen a nadie, cuando lo que debería ser es realidad, realidad y más realidad.

Nuestra posición durante este año ha sido de realizar una política constructiva, propuestas siempre locales, denuncias vecinales y, sobre todo, la aportación de soluciones y alternativas. Buscamos siempre la participación, el apoyo del mayor número de grupos. Esto es fácil de comprobar ya que, en casi todos los Plenos, alguna de nuestras propuestas es realizada de manera conjunta con otros grupos o colectivos. Incluso cediendo las ideas y propuestas para que puedan salir adelante.

El equipo de Gobierno quiere una Alcalá que, además, la mayoría de las veces pasa desapercibida dentro de largos debates demagógicos que nada tienen que ver con nuestro pueblo, y que consiguen el hartazgo de los alcalareños. Ellos necesitan otra, más real, empática, cercana e igualitaria. Y lo que realmente necesitan es que se construya una ciudad que permita vivir sin sufrir la mala gestión mandato tras mandato.

Rúben Ballesteros Martín. Concejal Adelante Alcalá

Sobre el autor

La Voz de Alcalá

La Voz de Alcalá

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo