Rotulación de la calle Manuel González Jiménez

Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

El nombre del médico Manuel González Jiménez figura desde este martes rotulando un espacio público junto al Centro de Salud Don Paulino, en la zona norte de Alcalá de Guadaíra, como reconocimiento a su trayectoria sanitaria y también a la humanidad de una persona que siempre lució con orgullo el nombre de su tierra natal.

La alcaldesa de Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez, junto a los representantes de la Corporación, la familia del homenajeado y rodeados amigos, han mostrado hoy su «satisfacción» en el acto de rotulación que homenajea a «un buen médico que siempre estuvo al servicio de la ciudadanía y muy especialmente dedicado a la medicina laboral favoreciendo e impulsando la salud de trabajadores y trabajadoras alcalareñas».

Durante 30 años, Manuel González ejerció como médico en el Instituto Nacional de Prevención, y como médico de empresa, consiguió la formación de un consorcio de empresas dedicadas a la elaboración y aderezo de aceitunas, con el fin de que sus trabajadoras tuvieran acceso a revisiones periódicas de salud y a la mejora de sus condiciones de trabajo, realizando personalmente dicha labor, siendo pionero en Alcalá de esta especialidad. Algo muy valorado y que supuso un gran avance en esta materia. Con posterioridad se hizo cargo también del puesto de médico de empresa en Fibras Alcalá, del Grupo Flex, de Tableros del Sur y Muebles MASS. Además de ser médico titular de la Casa de Socorro.

La doctora María del Carmen Rodríguez Hornillo, que conoció al homenajeado, ha iniciado el acto destacando cómo Manuel González se desvivía por sus pacientes. «Era médico las 24 horas del día y los 365 días al año, en un tiempo donde el doctor de cabecera hacía de todo».

Por su parte, como portavoz de la familia, su yerno, Miguel Ángel Castillo ha desarrollado una semblanza muy completa de la vida del doctor alcalareño y ha manifestando que «este acto responde a una petición de justicia hacia una persona que lo dio todo por la gente de su pueblo y que debe perdurar para que nunca se pierda el legado que nos dejó con su vida y con su obra».

La decisión de dedicarle un espacio público partía de la Comisión de Nomenclátor que realiza un trabajo continuo por rotular diversas calles, rotondas, parques, etc. de Alcalá con los nombres de empresarios, entidades y personas del ámbito cultural y social que responden a la sensibilidad de la sociedad local.

Manuel González Jiménez falleció hace 32 años y con este acto Alcalá pretende que su legado y recuerdo vaya más allá de sus 6 hijos, 11 nietos y tantísimos amigos; que perdure en la memoria de las nuevas generaciones como médico y persona que trabajó por sus vecinos.

Deja un comentario