Cementera Alcalá
Cementos Portland / F. Amador

Recibe nuestras alertas en tu móvil. Estamos en WhatsApp y Telegram.

La cementera de Alcalá para su horno debido al elevado precio de la energía. La compañía Cementos Portland Valderrivas, según ha adelantado ABC de Sevilla, ha decidido parar los hornos en las seis fábricas que tiene en España en la medianoche de este miércoles.

La medida se extenderá hasta que el precio de la electricidad baje de la barrera de los 200 euros por megavatio. Las fábricas se sitúan en Cataluña, Navarra, Cantabria, Castilla-León, Madrid y Andalucía. Esta última en Alcalá de Guadaíra. La fábrica alcalareña tiene en su plantilla a 110 trabajadores. Por el momento, la cementera no se plantea un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, a pesar de tener el horno parado por el alto precio dela energia.

Hay que recordar que la cementera de Alcalá viene trabajando desde hace años en un proyecto para valorizar residuos en el horno, lo que reduciría el coste de producción. La Unidad Aceleradora de Proyectos de la Junta de Andalucía ha seleccionado el proyecto valorización de residuos de la cementera Porland Valderribas para agilizar la tramitación y facilitar su ejecución. Se trata de la incineración de residuos como combustible para su planta.

Nuevas instalaciones para valorizar residuos

La Porland Valderribas prevé nuevas instalaciones para la valorización de residuos no peligrosos y la renovación de su concesión minera. Para su puesta en marcha, la compañía destinará un montante de seis millones, que tiene asociada la creación de 65 empleos directos e inducidos.

Aparte de la ampliación minera, «se tiene en cuenta la reducción de las emisiones de CO2 y los costes energéticos mediante la valorización energética de residuos no peligrosos, contribuyendo de esta manera al fomento de la economía circular y la simbiosis industrial, como sustituto del combustible tradicional de origen fósil que se viene empleando (coque de petróleo)», según la Junta. Algo que, además, «conlleva la reducción de residuos que se destinan a vertedero, así como el estudio del potencial de la valorización energética en la planta que se desarrolla mediante Convenio con la Universidad de Sevilla, y que potenciará con la puesta en marcha del proyecto».

Los criterios de selección de la citada unidad han sido, entre otros, «el impacto que tendrán dichas actuaciones para el dinamismo del sector industrial, para la generación de nuevas oportunidades empresariales y para la captación de inversiones y el empleo». Estos proyectos responden a las directrices marcadas por el Plan de acción Crece Industria 2021-2002, que plantea la mejora del entorno institucional para promover el desarrollo de la industria en la comunidad. De igual modo, tienen como objetivo el impulso de la circularidad de las cadenas de valor industriales y el aprovechamiento eficiente de la energía limpia y asequible.

Entre otras medidas, las actuaciones contemplan reducir el consumo de materias primas primarias o de insumos en nuevas manufactureras y procesos industriales gracias al reciclaje, recuperación y aprovechamiento o valorización de residuos o de materias primas secundarias. También implican el uso de nuevas fuentes energéticas alternativas a las que tienen origen fósil o la reducción de la huella de carbono en las actividades industriales.

Rechazo al proyecto

La Plataforma Contra la Incineración de Residuos en Los Alcores presentó el Ayuntamiento en noviembre de 2020 más de 9000 firmas exigiendo la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para impedir la quema de residuos en la cementera Portland o en cualquier otra instalación de la localidad. 

La ciudadanía mostró, de esa forma, una vez más, su rotunda oposición a la incineración de 292.000 toneladas al año de residuos en la cementera Portland de Alcalá de Guadaíra, entre los que, previsiblemente, estarán los del vertedero de Nerva (Huelva), según se desprende de su proyecto de ampliación.

La Plataforma instaló el pasado otoño un medidor de la calidad del aire en la barriada de La Liebre, junto a la cementera. Este medidor mide las partículas PM2,5 y los resultados se pueden consultar prácticamente en tiempo real a través de la aplicación de la red Purpleair o un código QR. La medición se actualiza cada diez minutos.

En 17 días se superaron los valores de protección de la salud recomendados por la Organización Mundial de la Salud, así lo ha explicado uno de los portavoces de la plataforma, Bernardo Fernández.

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente La Voz de Alcalá, Sevilla Actualidad y En Andaluz. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario