Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

Alwadi-ira ha presentado alegaciones al proyecto de planta fotovoltaica Don Rodrigo Hive de 50 MBP que pretende instalarse en el término municipal de Alcalá de Guadaíra y de Mairena del Alcor. Además de estas alegaciones, presentadas ante la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, ha solicitado al Ayuntamiento de Alcalá y de Mairena la suspensión de ambos proyectos durante un año, al objeto de gestionar su paralización definitiva.

Para los ecologistas  el proyecto de Don Rodrigo Hive «responde a intereses fundamentalmente económicos» del sector sin que se haya valorado suficientemente la pérdida del suelo, el paisaje, la propia actividad agrícola del entorno, Gandul, la zona protegida como BIC y a elementos territoriales de gran interés, como el río Guadaíra y su cuenca, condicionados por el Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del río Guadaíra, ocasionándole un irreparable daño medioambiental a esta área geográfica del municipio alcalareño.

El grupo ecologista indica en sus documentos de alegaciones que la superficie ocupada por las plantas fotovoltaicas en el término municipal de Alcalá  y los proyectos que se están tramitando ascienden ya a más de 3000 hectáreas, lo que representa más de un 12% del Suelo No Urbanizable.

Alwadi-ira en una de sus alegaciones al proyecto argumenta que la línea de evacuación afecta a la zona protegida como Bien de Interés Cultural BIC. La planta fotovoltaica se instalaría dentro del área propuesta como Zona Patrimonial, que sería gestionada por un Parque Cultural. Conservar el patrimonio ambiental e histórico constituye una herencia de interés general. Preservarlo es un signo inequívoco de desarrollo sostenible. Los Alcores son un espacio singular que conforma una unidad geológica y paisajística insólita, en base al afloramiento a lo largo de toda ella de un material autóctono muy peculiar, las calcarenitas, conocidas popularmente como albero. «El proyecto presentado marcha en sentido contrario, afectando a un importante patrimonio histórico como es Gandul», indican.

Para el grupo ecologista alcalareño es conveniente insistir que este proyecto de planta fotovoltaica se encuentra muy próximo a otras ya construidas y algunas en fase de proyecto en la zona. «La situación  que se está produciendo indica la falta de planificación actual por parte de la administración dado que no delimita las zonas donde ubicar este tipo de instalaciones y como también las empresas buscan plantas cercanas ya existentes para reducir gastos», denuncian.

Deja un comentario