Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Nuevo diseño del logotipo de La Voz de Alcalá

Súmate a los canales de alertas móvil de La Voz de Alcalá. Estamos en WhatsApp y Telegram. Entra y entérate de todo al instante.

El Grupo Municipal de Andalucía Por Sí en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra lleva al pleno de noviembre dos mociones políticas que tienen su origen en demandas vecinales y ciudadanas. Ambas han sido presentadas por la portavoz de AxSí en el Ayuntamiento, Lola Aquino, y la concejal andalucista Águila Jiménez.

El principal problema afecta a todos los vecinos que usen la bicicleta y a los ciclistas de Alcalá ya que el gobierno, por su cuenta, sin consultar ni regular la situación, ha optado por imponer de forma unilateral la prohibición del uso de bicicletas en todo el entorno del Parque Oromana y las Riberas del Guadaíra.

Esta situación, como era de esperar, ha generado un descontento importante entre muchos vecinos que usan la bicicleta de forma frecuente que no entienden por qué motivo se impide circular en bicicleta por todos los caminos del parque cuando muchos de ellos son escasamente transitados por peatones.

Así, desde Andalucía Por Sí, se lleva a pleno la retirada inmediata de la prohibición indiscriminada y se insta al gobierno a trabajar en una solución técnica y política que tenga como objetivo ordenar los usos en torno al Parque de Oromana y las Riberas del Guadaíra, y que persiga la convivencia de viandantes y ciclistas en aquellos espacios en los que, por espacio y frecuencia de usos sea posible. Es decir, desde AxSí se mantiene la “absoluta prioridad al peatón en todo momento, pero queremos establecer un uso compartido en todas aquellas zonas y caminos que se permita esa convivencia de usos en condiciones de seguridad, y que es en la mayoría de espacios”.

Los andalucistas esperan que el gobierno “recapacite y busque una solución justa para todos las personas usuarias de estos espacios de Alcalá, porque lo fácil es prohibir, pero lo justo es trabajar soluciones consensuadas que aboguen por la convivencia vecinal y el respeto mutuos”.

Bolardos en Sánchez Perrier

Por otro lado, la segunda de las mociones andalucistas se centra en una calle peatonal, como Sánchez Perrier, de la que, sistemáticamente, desaparecen los bolardos que impiden circular y aparcar en ella.

Esta calle conecta la plaza El Derribo con El Perejil, y es usada por muchos conductores para evitar el recorrido habilitado para ir de un punto a otro. Así, los continuos robos y la falta de vigilancia acaban haciendo en la práctica, que esta vía acabe siendo usada como una calle más al uso para los vehículos, algo que rechazan vecinos y peatones.

Los andalucistas plantean en este caso, no solo reponer los bolardos, sino también articular medidas de seguridad complementarias para garantizar que Sánchez Perrier no se convierta en una calle de tránsito de vehículos, respetándose así su uso peatonal.

Deja un comentario