Portada » Un camión para salvar vidas
Trabajadora en la unidad móvil de detección precoz de cáncer de mama
Trabajadora en la unidad móvil de detección precoz de cáncer de mama / José Luza Boza
Noticias

Un camión para salvar vidas

El pasado 6 de marzo se instaló frente a la Casa de la Cultura una unidad móvil del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama del Servicio Andaluz de Salud (puesto en marcha en 1995). Estos camiones llegan cada dos años a las distintas localidades citando a unas cien mujeres al día. No obstante, aseguran desde la unidad, no todas las citadas acuden. Según las estadísticas facilitadas por el Área de Gestión Sur de Sevilla, la tasa de participación en Alcalá en los últimos dos años fue de un 71,7%, lo que se traduce en 2252 mujeres que no acudieron a la cita.

«Al final, atendemos a unas 70 u 80 mujeres al día. También hay gente que viene a preguntar», asegura Isabel Torres, una de las técnicas de rayos que trabaja en la cabina. En total, unas 3800 mujeres se habrán examinado en el camión una vez finalizado su paso por la localidad el próximo 15 de mayo. Aquí volverán no obstante entre octubre y noviembre, al tratarse Alcalá de una población grande.

Procedimiento

El proceso es simple: a la persona que llega se le toman los datos, si no está ya registrada en el sistema, en una mesa que hace las veces de recepción, separada a su vez por una cristalera de la sala de espera a la que se accede al subir a la Unidad Móvil. Entre otras cuestiones se preguntará sobre enfermedades relevantes, operaciones anteriores y antecedentes familiares de cáncer. Posteriormente, son conducidas a la sala donde se encuentra la máquina para realizar el mamograma. Dicho aparato, el mamógrafo, toma imágenes de los senos utilizando bajas dosis de rayos X para detectar el cáncer de forma temprana, normalmente antes de que la mujer presente síntomas, que es cuando el tumor es más tratable. La técnica utilizada en las Unidades Móviles es la de mamografía analógica con posterior digitalización, frente a la mamogafía digital directa establecida ya en la mayoría de unidades fijas. Una vez finalizada laexploración diagnóstica, los datos de las pruebas serán enviados a la sección de radiología que corresponda para su posterior análisis concluyente.

Unidad móvil de detección precoz de cáncer de mama
Unidad móvil de detección precoz de cáncer de mama / José Luza Boza

Exceptuando las unidades fijas de El Tomillar (Dos Hermanas), Lebrija, Utrera y Morón; las mujeres comprendidas entre los 50 y 69 años del resto de poblaciones del Área Sur de Sevilla se examinan en las Unidades Móviles, algo que según Fausto Rubio, radiólogo y responsable del programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama en el Hospital de Valme, supone la ventaja de que «al concentrar las exploraciones en un determinado momento —y edad—, la publicidad, concienciación y efecto llamada sobre las mujeres es mayor, lo que aumenta la participación, que siempre debe intentarse que sea por encima del 70 % según las Guías Europeas de Calidad de dichos programas.»

Durante el procedimiento, las pacientes son guiadas por Isabel Torres y su compañera, las dos técnicas de rayos que se encuentran en el camión. Isabel lleva siete años trabajando en la Unidad Móvil, algo que, asegura, aunque es un trabajo duro también es muy gratificante, «al fin y al cabo, estamos salvando vidas. Hay gente muy agradecida, que colabora y valora tu trabajo, y eso también lo facilita». ¿Y se detectan muchos casos? Según los datos proporcionados por la Consejería de Salud para el periodo de 2016/2017 en Alcalá, de 5708 mujeres que se hicieron la prueba —tanto en unidades móviles como en hospitales—, se detectaron 27 casos positivos, esto supone una tasa de detección de 4,73 mujeres por cada 1000 estudiadas.

En total unos veinte minutos de procedimiento. Minutos que, como bien explica Isabel Torres, «permiten salvar vidas.»

Sobre el autor

Irene Álvarez

Irene Álvarez

Nacida en Sevilla y graduada en Periodismo, su pasión desde que tenía 11 años. Lectora voraz, escritora empedernida y defensora de la profesión como forma más auténtica de entender el mundo. Viajar, su segunda vida, le enseñó todo lo que no se aprende en los libros.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo

tiempo.es