Portada » Alcalá, base de operaciones para el contrabando de tabaco
El 18 de julio de 2017 se incautaron más de 52 toneladas de tabaco en una nave industrial de Alcalá / Archivo
Noticias

Alcalá, base de operaciones para el contrabando de tabaco

Aumentan la producción y la distribución ilegal de picadura en naves industriales

¿Qué ocurre en Alcalá para que sea uno de los municipios españoles con mayor tráfico ilegal de tabaco? Es la pregunta que se hacen los estanqueros y los ciudadanos en general, cuando, mes a mes, leen noticias sobre detenciones de contrabandistas e incautaciones de cajetillas y picadura en cantidades industriales. Cantidades que remiten a una actividad desarrollada en la sombra.

El último caso sucedía el pasado 9 de marzo. La Policía Nacional desmantelaba en Alcalá una organización que producía tabaco de liar y lo distribuía por internet. El registro se saldó con cuatro detenidos y la incautación de 4187 kilos de picadura.

Pero este hecho no ha sido aislado. Desde 2016, las intervenciones policiales han aumentado sin que cese el contrabando. Por ejemplo, tan solo entre junio y agosto de 2017 se desarticularon tres redes delictivas. La mayor de ellas almacenaba 52 toneladas de tabaco en Alcalá. La operación fue la cuarta más importante de cuantas se hubieran realizado en España en lo que a tabaco de picadura se refiere hasta esa fecha.

Trabajo coordinado

A diferencia de épocas anteriores, el contrabando de tabaco en Alcalá ha dejado de ser un negocio que se limitaba a la distribución para englobar también la producción. Si bien es cierto que la venta ilegal en calles, quioscos o casas particulares sigue siendo una constante, como señala Jorge Romero, propietario de la expendeduría número nueve, en el barrio de Agustín Alcalá. «Algunas veces —apunta— hemos tenido a los vendedores a las puertas del estanco, en la galería comercial».

Ahora, en cambio, las redes de contrabando van más allá al incorporar la fabricación de picadura, cuyo consumo se ha disparado en los últimos años por la subida de los precios de los cigarillos. Dichas organizaciones controlan todo el proceso, que comienza con la compra de las hojas enteras de tabaco, procedentes de los puntos más variados, desde Cáceres y Granada hasta Mozambique.

Después, esas hojas se tratan con fungicidas e insecticidas, se desnervan y se cortan en máquinas. Por último, la picadura se pesa y se envasa, por lo general, en bolsas de cierre hermético, antes de ponerse a la venta en la calle o en canales de internet.

Como indica Jorge Romero, toda esa manipulación «se salta los controles e incumple la normativa sanitaria. Los fumadores piensan que el tabaco del estanco es perjudicial para la salud, y que el de contrabando no le va a afectar mucho más. Pero se equivocan». Lo corroboran desde la Guardia Civil, donde dicen haber encontrado tabaco conservado en «unas condiciones higiénicas lamentables »; a lo que se suma el uso irresponsable de fungicidas y de añadidos de «cualquier tipo» para «engordar » el producto.

«Falta conciencia»

A pesar del incremento de los registros, Jesús Leal, dueño de la expendeduría número 10, en la calle Silos, comenta que la actuación de la Policía «es insuficiente, falta conciencia». «Hace unos años —afirma—, cuando se daba una incautación había un repunte en las ventas. Pero ahora no».

Desde la Asociación Provincial de Estanqueros de Sevilla, su presidenta, Olivia Escaja, alerta de la caída de las ventas de cigarillos, que ronda el 70% desde 2009, y del 20% en la picadura desde 2012; lo cual se acompaña de pérdidas de empleo. Este descenso, según Escaja, «es una cadena que comienza con las subidas de impuestos para el tabaco, y sigue con la reacción de los consumidores, que entienden que es un robo el precio de la cajetilla y pasan al de contrabando».

Los datos de 2017 apuntan que Sevilla está por encima de la media española en tráfico ilegal de tabaco; y Alcalá, en palabras de Escaja, «es uno de sus puntos estratégicos, sobre todo, por las naves industriales», que camuflan un negocio con visos de continuidad.

51 detenidos desde 2016

30/11/2016. Cae una banda establecida en Écija, pero que almacenaba en Alcalá. Incautan 470 000 cejatillas de tabaco. También poseían armas de fuego. Nueve detenidos.

17/11/2016. Detienen a 22 personas que operaban en Sevilla, Alcalá, Mairena del Alcor y Arahal. Incautan 33 603 cajetillas valoradas en 140 000 euros.

3/6/2017.  Intervienen 550 000 cajetillas en el polígono Bansur, con un valor de 2,5 millones de euros. Un detenido.

6/6/2017. Detienen a un distribuidor ilegal cuando transportaba 19 kilos de picadura.

18/7/2017. Incautan más de 52 toneladas en dos naves de Alcalá. Las hojas de tabaco procedían de Polonia, Mozambique o Brasil. Ocho detenidos.

1/8/2017. Desmantelan una fábrica camuflada en una carpintería con 2200 kilos. Cuatro detenidos.

14/11/2017. Incautan 13 toneladas de picadura por valor de 2,2 millones de euros. Dos detenidos.

9/3/2018. Incautadas cuatro toneladas. Cuatro detenidos.

Sobre el autor

José Romero

José Romero

Periodista y guionista. Doctor en Periodismo y Máster en Guión y Narrativa Audiovisual. Interesado en la cultura en (casi) todas sus manifestaciones: literatura, música, cine, artes plásticas...

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo

tiempo.es