Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

La construcción del Centro de Igualdad llevará aparejada la urbanización de todo el entorno, de forma que se creen además espacios libres para el disfrute del vecindario, así como una bolsa de aparcamiento muy demandada en esta zona.

Se actúa sobre una parcela de 3.800 metros cuadrados situada entre las calles Antonio Guerra Ojeda, Gracia Sáenz de Tejada y Arquitecto Talavera. En la parcela se encuentra, ocupando parcialmente su superficie, una edificación, actualmente sin uso, que había sido hasta fechas recientes una guardería infantil. Esta construcción se derribará para acometer una actuación que no se limita al edificio, sino que supone una amplia transformación urbana.

Este proyecto está cofinanciado en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), alineado con los objetivos de la Estrategia de Desarrollo EDUSI Alcalá de Guadaíra 2020 y al Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020. El presupuesto del proyecto es de 1.752.000 euros y las obras están previstas a partir del próximo otoño.

El Centro de Igualdad será un espacio «lleno de vida y actividad». Contará con un gimnasio, ludoteca, sala de usos múltiples, aulas de formación, despachos para la atención psicológica o una sala para realizar actividades teatrales o de danza

El edificio que se construirá contará con dos plantas de altura y se dispone en situación paralela junto al lindero este. Esto responde a la búsqueda de una mejor comunicación, tanto visual como en lo que a recorridos peatonales se refiere, entre los espacios libres de las zonas circundantes.

El Centro de la Igualdad, quedará abierto a un bulevar peatonal con amplio uso comercial y muy transitado. Alrededor del edificio se desarrollan las zonas libres ajardinadas, fundamentalmente en la zona central de la parcela, donde se concentra la mayor parte de estas. Estas zonas libres dan paso a la zona destinada a aparcamiento de vehículos, que ocupa el tercio próximo al lindero oeste, que también cuenta con la previsión de arbolado y cuya superficie, en la zona de estacionamiento de vehículos va prevista en un pavimento mixto que permita el crecimiento de vegetación tapizante.

El nuevo edificio se articula a través de un vestíbulo principal desarrollado en doble altura, que se hace presente desde cualquier zona común del edificio. En la planta baja se concentran los usos administrativos, accesible a través de un pasillo central que distribuye despachos a ambos lados, mientras que la zona norte de la planta acoge un espacio diáfano de gimnasio y aseos de uso público. En la planta alta, aparte del vacío que supone la doble altura del vestíbulo, el programa consta de una serie de aulas, completándose el programa con una sala de baile y teatro. Es esta última sala la que se destaca volumétricamente en el vértice suroeste de la planta, con parte de su volumen volado sobre la planta baja.