Hazte socio/socia del periódico y apoya el periodismo independiente y crítico en Alcalá

Cuatro voluntarios alcalareños han ayudado a más de 150 familias en riesgo de exclusión a tramitar el Ingreso Mínimo Vital. En junio de 2020, el Parlamento y el gobierno de España aprobaron un decreto ley por el cual se establecía el denominado «Ingreso Mínimo Vital». Este, iba destinado a favorecer la inclusión de aquellas familias que se encontraban en una situación de exclusión tanto económica como social.

Tras la aprobación de este decreto ley, ya a nivel local, el grupo Municipal de Adelante Alcalá hizo una propuesta para que el Gobierno Municipal (coalición de PSOE y Ciudadanos), abriese una oficina de ayuda para tramitar la solicitud de dicho Ingreso Mínimo Vital. Tal y como informa este grupo, el Ayuntamiento se negó a ello.

Tras esa negativa, un grupo de personas: Raquel Ibarbuen, Eugenia Ballesteros, José Carlos
Roldan y Antonio Ballesteros, decidió hacer un trabajo Voluntario de ayuda a la tramitación de las solicitudes. El grupo municipal Adelante Alcalá facilitó el local, los ordenadores, un teléfono y se pusieron a trabajar. Cada familia desfavorecida que atendían era un caso con serios problemas incluso de supervivencia (casos de familias monoparentales, jóvenes con contratos precarios…)

Tras conocer y trabajar en la situación de estas 150 familias, el Grupo volvió a insistir al Ayuntamiento la necesidad de implantar el Ingreso Mínimo Vital en las herramientas de los Servicios Sociales de la institución.

Desde Adelante Alcalá, se señala que «Este gobierno Municipal no solo tiene déficit democrático, económico y medioambiental, sino que también está llevando a Alcalá hacia una decadencia moral insufrible jugando con las vidas de cientos de personas a las que no quieren ofrecer el IMV como mejor alternativa.»

Además, hacen un llamamiento a los grupos políticos en la oposición para que intervengan desde sus competencias para vela por el bienestar de la ciudadanía.